martes, julio 23, 2024

Paraguay renuncia a seguir cediendo su energía, afirma presidente de la República

Compartir

 


  • Federico Franco, presidente de Paraguay.

  • Federico Franco, presidente de Paraguay.

Nueva Italia, Paraguay.- El presidente de la República, Federico Franco, declaró este viernes que Argentina y Brasil no tienen por qué estar enojados con Paraguay, cuando este «casi les regala la energía» generada en las binacionales de Itaipú y Yacyretá. «Paraguay renuncia a seguir cediendo su energía», afirmó el jefe de Estado.

La problemática energética, que repercute tanto nivel interno de Paraguay como en la relación con sus vecinos, fue uno de los temas abordados por Franco durante la conferencia de prensa quincenal que ofrece habitualmente, esta vez desde la Municipalidad de Nueva Italia, a 35 kilómetros de Asunción.

Al referirse a las nuevas inversiones que realizará la Administración Nacional de Electricidad (Ande) por valor de casi 200 millones de dólares en materia de distribución de energía, talón de Aquiles del sistema electroenergético paraguayo, Franco dijo que ese sería el legado que dejaría su gobierno al país en ese campo.

«Este gobierno tomó una decisión soberana, patriótica y sin retorno, de utilización de nuestra energía para industrializar y desarrollar el país», enfatizó Franco, lamentando que Buenos Aires y San Pablo disfruten de la energía generada en Yacyretá e Itaipú, mientras el sistema de transmisión paraguayo es deficiente y no la hace llegar eficientemente al país.

Por tratado, Paraguay tiene derecho sobre el 50 por ciento de la energía de Itaipú (con Brasil) y Yacyretá (con Argentina). Sin embargo, por la falta de una línea de distribución eficiente y la demanda de los países vecinos, les cede la mayor parte del bien a cambio de regalías.

A propósito del cambio de destino del embajador brasileño ante el Paraguay, Eduardo dos Santos, y lo que implicaría esto en el relacionamiento con el vecino país, Franco deseó éxitos al diplomático que pasa a ser vicecanciller.

«Quiero ser claro, ni Brasil ni Argentina se pueden enojar con el Paraguay. Si es así, sería bueno que nos digan. Sea quien sea el próximo gobernante (del Paraguay), les va a resultar muy difícil bajar el nivel de las relaciones», anticipó.

«¿Qué país queremos, uno que siga cediendo su energía o uno que utilice la energía para desarrollarse?», se preguntó el presidente.

Alegó que lo que conviene al país es que venga (la multinacional metalúrgica) Rio Tinto, al informar que en los próximos días se inaugurará una planta de fabricación de sílice de cuarzo, para elaborar paneles que capten la energía solar y se puedan usar en todo el Chaco.

Arremetió Franco contra los países vecinos, al preguntarse si quieren que «les cedamos la energía, la estamos cediendo, casi regalando a Brasil y Argentina. Si los gobiernos de Brasil y Argentina van a castigar al Paraguay porque toma la decisión soberana de utilizar su energía, es bueno que lo digan».

«La energía es nuestra, es paraguaya», reiteró Franco, al tiempo que enfatizó: «En tanto sea presidente haré lo posible por llevar adelante una política de Estado que comprometa a todos. Hay una ley, una política de Estado que tiene que cumplir el próximo gobierno que es utilizar la energía».

«Paraguay renuncia a seguir cediendo su energía, se lanza a la consideración de los inversionistas extranjeros para atraerlos, seducirlos con energía previsible, viable, limpia, renovable, ecológicamente amigable, con mano de obra barata, baja presión tributaria y un mercado de cerca de cerca de 300 millones» de habitantes, declaró Franco.

«Esta es una cuestión en la que Paraguay no tiene retroceso, no tiene marcha atrás», culminó el presidente.

 

Otras Noticias

Actualidad