domingo, julio 21, 2024

Temor a control aduanero ahuyentó ayer de Clorinda a los compradores

Compartir

El decomiso de mercaderías se redujo ostensiblemente por la nula actividad comercial. Compradores particulares de productos para consumo familiar no asomaron. Los paseros tampoco hicieron compras.

Los controles se siguen realizando en el puesto aduanero Vista Alegre, en Remansito, pero el volumen de mercaderías decomisadas se redujo a 10 cajas de cerveza, 10 paquetes de pañal y a un lote de aparatos para medir el control de glucosa en la sangre, folletos orientados a personas con diabetes, distribuidos en 7 cajas, que comparado con el resultado del jueves, donde lo incautado requirió de dos camiones para su traslado al depósito de la Aduanas, es ínfimo.

 

Precisamente, casi no hubo incautaciones porque los compradores particulares de fin de semana no asomaron, mientras que los paseros decidieron suspender sus actividades y dedicarse al cierre intermitente de rutas, en señal de protesta mientras aguardaban que sus representantes se reúnan con las autoridades para que se aflojen los controles.

 

«Queremos que se definan bien las reglas de juego para poder jugar. No podés jugar un partido de fútbol sin arco; ayer (por el jueves) incautaron mucho; ellos hacían pacotilla para que después incauten otra vez. Hoy, esa gente que pagó pacotilla tuvo que ir otra vez a retirar su mercadería de la Aduana y eso es todo un trajín», dijo Carlos Aquino,

 

DESIGUAL. Un equipo de ÚH siguió de cerca el desarrollo del control en este puesto y pudo constatar que los mismos no son estrictos con todos los vehículos que pasan por el puesto, ya que algunos lo hacían sin el más mínimo control. Precisamente, el decomiso de las cajas que contenían los aparatos para controlar la glucosa estuvieron a punto de pasar el control sin contar con la documentación requerida.

 

Igualmente, los controles a los buses que venían desde Puerto Elsa no fueron tan rigurosos, así como los vehículos de quienes decían ser vendedores de productos nacionales, conocidos como macateros.

 

Funcionarios de Detave apostados en el puesto, y que pidieron no ser identificados, manifestaron su desagrado por tener que realizar el decomiso de las mercaderías cuando que el trabajo de prevención debe hacerse en la frontera con Argentina, que es la zona desde donde grandes volúmenes de mercadería se pasan al lado paraguayo utilizando embarcaciones y bajo la modalidad del contrabando hormiga.

 

En la pasarela de Nanawa es donde más intenso es este tipo de contrabando.

 

Auge del contrabando

 

El decomiso de mercaderías se redujo ostensiblemente por la nula actividad comercial. Compradores particulares de productos para consumo familiar no asomaron. Los paseros tampoco hicieron compras.

 

«LO QUE HACEN SE LLAMA APROPIACIÓN»

 

«Ellos te cobran por la pacotilla y te vienen a quitar acá, en el puente, y eso se llama apropiación según la ley. Vamos a quedarnos acá hasta que se solucione; los de Ciudad del Este y de Encarnación también se quedarán hasta que se solucione, porque ya es hora de que en nuestro país la gente se ponga los pantalones largos y salga a protestar».

 

RESTRICCIÓN AL TRABAJO DE LA PRENSA

 

Funcionarios de Detave de Vista Alegre restringieron el trabajo de la prensa en el momento en que verificaban los vehículos. El fotógrafo de este medio no pudo acceder a unas tomas dentro de un bus porque el funcionario pidió que cierren las puertas del vehículo mientras realizaba el control. Bien temprano, los paseros no permitieron que los canales de televisión se instalen para transmitir desde ese punto, «porque la prensa está en contra» de su trabajo.

 

Fuente: Ultima Hora

Otras Noticias

Actualidad