martes, julio 16, 2024

Le bastaron 15 minutos a Cerro Porteño para ganar

Compartir

 

Cerro Porteño derrotó 3-1 a Cerro de Franco. Al Ciclón de Barrio Obrero le bastaron 15 minutos para dar vuelta a un marcador adverso y llevarse la victoria del Alto Paraná. El azulgrana sigue prendido arriba, a la espera de un tropezón de Nacional. También ganó Rubio Ñu ante Deportivo Capiatá. Y empataron Sportivo Luqueño y General Díaz

 

Amenazantes nubarrones se erguían sobre la ciudad de Presidente Franco, donde el estadio Felipe Giménez esperaba a los hinchas que iban llegando de a poco para albergar uno de los juegos de la fecha 14 del Torneo Apertura.

El local, Cerro de Franco, recibía a su homónimo de la capital en un partido entre dos que necesitaban sumar puntos. El uno para evitar los inconvenientes con el promedio, el otro para mantener viva la posibilidad de dar pelea en los primeros puestos o -en el peor de los casos- pensar en el acumulativo para ir a una competencia internacional.

El visitante arrancó mostrando algunos chispazos en lo ofensivo, pero no consiguió la fuerza necesaria para mantenerse y rápidamente el equipo local se hizo protagonista en busca de abrir el marcador.

Y la recompensa para los altoparanaenses llegaría más temprano que tarde. En el minuto 7, Sergio Samudio se encargaría de abrir el marcador poniendo el 1-0.

Pese a la ventaja en el marcador, los locales siguieron buscando el arco rival.

El equipo capitalino jugaba sin claridad en las ideas, fruto tal vez del buen trabajo de la defensa franqueña y la desconexión de los jugadores que deberían encargarse de la creación del juego.

Cerro PF tuvo algunas posibilidades de ampliar el marcador, pero ya no las supo aprovechar.

Los primeros 45 minutos terminaron con el equipo local aventajado en el marcador y un Ciclón que buscaba la forma de despertar para tratar de buscar el empate en la complementaria.

La segunda etapa se puso en marcha con un Cerro de Asunción con otra actitud, más dinámico, buscando el empate ni bien se puso a rodar el balón.

El Ciclón consiguió que el local replegara sus líneas para tratar de frenar sus embates, pero en su intento de llegar al empate cedía facilidades en la zona defensiva. Y el equipo altoparanaense se dio cuenta.

Pese al dominio del balón por los capitalinos, los del Alto Paraná consiguieron generar varias ocasiones en las que sus fanáticos aprestaron la garganta para volver a gritar. Pero el grito se hacía esperar.

Los del Alto Paraná sufrieron en carne propia la realización de aquel viejo axioma futbolístico que reza: “Si no lo haces, te lo hacen”.

Cuando faltaban 13 minutos para el final del partido, Guillermo Beltrán recibió el balón, giró y pateó fuerte buscando el arco rival. El arquero Francisco Olmedo quiso “embolsar” el balón que terminó rebotando contra su cuerpo y colándose a las redes de su valla.

Cuatro minutos más tarde, Óscar Romero metió un pase al área local donde Beltrán aguantó. Un defensor local terminó enviando el balón hacia atrás donde el otro Romero, Ángel, se encargó de marcar el 2-1.

Los locales se dieron a la búsqueda desesperada del empate, pero no conseguía embocar.

Ya en tiempo de adición, Fabbro recibió un balón cerca de la mediacancha. Olmedo salió de manera desesperada a intentar frenar el ataque capitalino, pero dejó su arco desprotegido. El 17 terminó metiendo un pase para Santiago Salcedo, para que éste convirtiera el 3-1.

El Ciclón capitalino se llevó los tres puntos de Presidente Franco luego de remontar un marcador adverso y sigue prendido a los primeros lugares, a la espera de algún tropezón del puntero Nacional.

Ya no es el último

Rubio Ñu se reencontró con la victoria y derrotó 4-3 al Deportivo Capiatá. Con el triunfo obtenido, el Albiverde abandona el último puesto de la tabla de posiciones.

La ciudad de Capiatá era el escenario escogido para ser escenario de uno de los duelos de la fecha 14 del Torneo Apertura. El local, Deportivo Capiatá, recibía a Rubio Ñu, en un partido entre dos que necesitan sumar la mayor cantidad de puntos posibles para zafar de los problemas con el promedio.

Fue el albiverde el que arrancó demostrando mayor ambición, pero fueron los auriazules los que se pusieron al frente del marcador cuando transcurrían 13 minutos de juego a través de Óscar Ruíz.

Cuando se llegaba a la media hora de juego, Hugo Lusardi hizo lujo una vez más de su gran pegada para poner el 1-1 a través de un tiro libre.

La paridad no duraría demasiado, pues cinco minutos después Julio Santa Cruz se haría sentir en el marcador para poner el 2-1 a favor de Capiatá.

Con ese resultado llegaría a su final la primera etapa.

En la complementaria, el albiverde seguiría insistiendo en pos de un nuevo empate que llegaría en el minuto 69 a través de un tiro penal ejecutado por Jorge Ortega.

Ocho minutos más tarde, el mismo Ortega se encargaría de que el Albiverde comenzara a tomar ventaja en el marcador para poner el 3-2.

A falta de siete minutos para el final del encuentro, Neri Cardozo pondría el 4-2 con el que Rubio Ñu parecía asegurar la victoria. Sin embargo, los locales no se rindieron y rápidamente buscaron acortar la diferencia.

Y lo consiguieron un minuto después, una vez más a través de Santa Cruz.

Con un final “para el infarto” Rubio Ñu cosechó su tercera victoria en el Torneo Apertura y consiguió abandonar el último puesto de la tabla de posiciones.

 

 

“Derbi” sin goles

El derbi luqueño entre Sportivo Luqueño y General Díaz terminó con el marcador en blanco. El equipo auriazul sigue sin levantar cabeza y ocupa el último lugar de la tabla de posiciones.

Un escenario poco inusual para el duelo entre “vecinos”. La Arboleda del Barrio Trinidad alojó entre sus paredes el partido entre Sportivo Luqueño y General Díaz debido a que el Feliciano Cáceres se encuentra suspendido.

El equipo auriazul buscaba sumar de a tres nuevamente, algo que solo había conseguido en una ocasión hasta el momento. Mientras que las “Águilas” iban en pos del reencuentro con el buen fútbol que le había valido una serie impresionante de victorias consecutivas en su debut en la Primera División.

Durante la primera etapa, ambos equipos protagonizaron un interesante duelo de idas y vueltas, lo que parecía un preludio para la llegada del gol. Sin embargo, los primeros 45 minutos pasaron y el marcador se quedó en blanco.

En la complementaria, la intensidad del juego disminuyó sobre el campo de juego y los minutos finales transcurrieron con el cero inamovible.

El “derbi” luqueño terminó sin goles en el barrio Trinidad. El equipo auriazul ahora quedó relegado de manera solitaria al último puesto de la tabla de posiciones y sigue cada vez más complicado con el promedio.

 

 

Fuente: ABC color

 

Otras Noticias

Actualidad