martes, julio 16, 2024

Paraguay puede ser la quinta economía con mayor crecimiento en el mundo en 2013

Compartir

Paraguay sería la quinta economía con mayor crecimiento del mundo en el 2013, sostiene el Observatorio de Economía Internacional (OBEI) del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep). No obstante, menciona que la volatilidad (incertidumbre) podría frenar dicho crecimiento, situación que afecta las condiciones de pobreza de un país.

El Observatorio de Economía Internacional (OBEI) publicó este viernes un artículo denominado “Éxito Económico y Volatilidad: ¿Existen almuerzos gratis?”, que se lanzó en la revista del Cadep.

El trabajo señala que desde hace algunos años el país viene experimentando periodos en que el Producto Interno Bruto (PIB) crece a tasas elevadas. Tal resultado se debe a que Paraguay comenzó a producir, a escala intensiva, bienes con fuerte demanda mundial y que, además, reportan buenos dividendos.

El artículo explica que el sector primario contribuye actualmente con el 45 por ciento del crecimiento del PIB. Sin embargo, al aumentar la dependencia del PIB respecto al sector agrícola, también aumentó la dependencia en relación al factor climático.

“Esto alteró la estabilidad productiva y desde entonces se ha tenido que lidiar con un nuevo fenómeno: la volatilidad del crecimiento”, señala la nota del OBEI.

El economista Francisco Ruiz Díaz enumeran las siguientes conclusiones: 1) Paraguay ha presentado un menor crecimiento económico que el nivel promedio del grupo de países que poseen igual nivel de volatilidad y 2) Paraguay presenta niveles de pobreza por encima del promedio que registran países con igual nivel de volatilidad.

En ese sentido, el artículo de la OBEI advierte sobre los efectos que la volatilidad produciría en el país.

“La volatilidad es sinónimo de incertidumbre, y cuando existe mucha incertidumbre los empresarios, las familias y el gobierno se vuelven conservadores en sus decisiones. Luego, la adversidad de estos agentes ante el riesgo termina frenando el crecimiento económico”, enfatiza.

Además, resalta que esa incertidumbre también incide en los niveles de pobreza.

“En países donde el crecimiento es incierto y volátil, las personas con ingresos altos tienen mecanismos para cubrirse contra los riesgos asociados a un mal año. Sin embargo, las personas con ingresos bajos no tienen manera de cubrirse durante los periodos de ‘vacas flacas”, puntualiza el artículo.

En ese sentido, Ruiz Díaz plantea que una alternativa a esa situación sería que esas personas se deshicieran de sus bienes de consumo duraderos (autos, televisores, heladeras, etc.) y de su capital productivo (arados, bueyes, etc.). “Al final del ciclo, las familias se descapitalizan y son más pobres que antes”.

Finalmente, sostiene que el problema de la volatilidad (incertidumbre) puede ser atacado por el lado de la oferta o por el lado de la demanda.

“Estrategias de desarrollo industrial (políticas por el lado de la oferta) pueden transformar las bases productivas del país, reduciendo con ello la excesiva dependencia de la producción primaria”, refiere el economista.

No obstante, manifiesta que eso requiere de tiempo, voluntad y un escenario político con suficiente gobernanza.

Por otro lado, propone que en el corto plazo, el problema podría atacarse a través de mecanismos anticíclicos (políticas por el lado de la demanda agregada).

“La vía factible podría ser el desarrollo de un ambicioso programa de construcción de obras de infraestructura, financiado con fuente externa. Después de todo, hay que pagar la cuenta porque no existen los almuerzos gratis”, concluye.

Fuente: IP Paraguay

Otras Noticias

Actualidad