lunes, julio 15, 2024

Desde los 10 años comienzan a robar en el microcentro, afirma la Policía

Compartir

Niños de 10 años de edad ya cometen delitos en el microcentro de Asunción, robando celulares, billeteras, rompiendo vidrios de automóviles para extraer notebooks, maletines, mochilas y autorradios. Esa es la explicación mencionada en la Comisaría 3.ª de Asunción, ubicada en Chile casi Manduvirá.

El suboficial David Pereira, quien actuó de vocero en la dependencia policial, explicó que ellos estiman que el 35 por ciento de los delitos cometidos en el microcentro de Asunción en los cuales intervinieron agentes de la 3.ª son menores de edad.

El área de influencia de dicha dependencia policial comprende desde Paraguayo Independiente, limitada por O’leary, General Bruguez, Brasil, Mariscal López y España, hasta Rodríguez de Francia.

En la comisaría mencionaron que detrás de cada chico que roba también suele estar una persona mayor que los utiliza para cometer el delito, teniendo en cuenta que son inimputables.

Según la legislación penal en Paraguay, las personas pueden ser imputadas por la comisión de un delito desde los 14 años de edad. Al respecto, incluso hubo un debate en el Congreso, donde se había planteado un proyecto para bajar la imputabilidad a 12 años, pero que no tuvo eco.

Uno de los factores que facilita para que cometan los delitos suele ser la droga, como la cola de zapatero y el crac, explicó por su parte Lorenzo Vázquez, coordinador del programa de asistencia integral para niños, niñas y adolescentes que viven en las calles, de la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia.

La mayoría de los niños y adolescentes que viven en las calles abandonan sus hogares por violencia intrafamiliar o alta pobreza, ya que ellos expresan que es mejor vivir en la calle y cuidarse solo, que estar de nuevo con su familia que les maltrata tanto físicamente como sicológicamente, sostuvo Vázquez.

Además, mencionó que los niños no duran en los centros transitorios y comienzan a tomar como lugares de paso que les proveen de algo que necesitan en el momento, como es protección, salud, alimentación y aseo; pero la idea de dejar la calle, los amigos que han hecho en ella, la droga, o sujetarse a unos parámetros disciplinarios, hace que descarten la idea.

Soporte sicológico. Por otra parte la sicóloga Lilian Ibáñez señaló que los niños necesitan una ayuda sicológica constante, ya que al vivir en la calle se enfrentan con drogas, suciedad, enfermedades, agresiones, entre otras cosas deprorables. “Realmente ellos no encuentran nada positivo, se sienten inferiores, suponen que sus decisiones nunca serán las correctas, por eso actúan con agresividad, robando y atacando a los demás sin culpa alguna”, dijo Ibáñez.

A pesar de la existencia de varias instituciones que acogen a menores, al parecer no cuentan con procedimientos adecuados y espacios suficientes para cumplir con la labor.

 

Fuente: Ultima Hora

Otras Noticias

Actualidad