Deserción escolar se agudiza por falta de agua en escuelas

De acuerdo a lo manifestado por el secretario de Educación de la Municipalidad de Mariscal Estigarribia, profesor Óscar Toro, es preocupante la situación escolar, especialmente en los parajes muy alejados.

 

 

Ante la falta de agua, que generalmente se encuentra almacenada en aljibes en las escuelas rurales, muchos niños y niñas dejan de asistir a las clases. Pero no solo dejan de ir a la escuela, sino que también, presionados, los padres deben abandonar la comunidad en busca de agua.

Generalmente se refugian en los poblados de Filadelfia, Neuland o Mariscal Estigarribia, donde hay algún pariente.

Con la falta de agua se viene también la falta de alimentos. Para responder a la necesidad de alimentar, muchos indígenas, especialmente de la zona de Pykasu, Siracua, Segunda Trinchera, Campo Loa y otras comunidades del distrito de Mariscal Estigarribia, buscan hacer changas.

Según Toro, la sequía afecta de diferentes maneras y no se puede entender solamente como falta de agua o alimentos. «Es muy complejo, hay abandono de la comunidad, deserción escolar, búsqueda de trabajo, desarraigo, enfermedades, desempleo entre otros», dijo Toro.

Por otra parte, el líder Nivaclé de la comunidad de Santa Teresita, Ernesto González, señaló que por el momento su comunidad no siente la falta de agua porque cuenta con un pozo artesiano, pero que la falta de alimentos sí es urgente.

Mientras que para un grupo de mujeres y niños procedentes de Pykasu, quienes hace días se acamparon en Mariscal Estigarribia, manifestaron que decidieron abandonar su comunidad porque no tienen nada que comer. Dijeron además que hasta la fecha no recibieron ningún apoyo de las autoridades locales.

ÚH consultó dónde estaban los hombres, y manifestaron que salieron a buscar trabajo.

SIN AYUDA. Ramón Benítez, líder de la comunidad de San Lázaro de Santa Teresita, dijo que no pudieron cosechar nada.

«Ayuda de la emergencia aún no recibimos. Hay bastantes enfermedades como diarrea, dolor de cabeza y fiebre y en el hospital no hay remedio», expresó.

Por su parte, Ernesto González, líder de la comunidad Nivaclé de Santa Teresita, dijo que el intendente de Mariscal Estigarribia, Eladio Alcaraz, no da respuesta a la ayuda que pidió.

«La última vez me dijo (el intendente) que es porque trabajé en otro equipo (campaña política), pero me pasó un vale para comprar provista por valor de 25.000 guaraníes. No acepté», puntualizó.

González explicó que trabajan haciendo changas, pero más veces están sin trabajo. Afirmó que por la emergencia aún no recibieron nada.

 

Fuente: Ultima Hora