Continúa la angustiosa espera por la liberación de Arlan

Los familiares del joven Arlan Fick, quien fue secuestrado el 2 de abril por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), siguen aguardando a que el grupo criminal lo libere. En la zona de Paso Tuyá (Concepción), los agentes de las Fuerza de Tarea Conjunta continúan desplegando controles sobre la ruta Gral. Aquino y también en otros puntos considerados de influencia por los secuestradores.

La angustiosa espera para los padres y los colonos en general continúa, mientras que las fuerzas de seguridad recorren las calles, según informes del corresponsal de Última Hora en Concepción, Carlos Aquino.

Ampliar la subcomisaria 23 de Paso Tuyá es uno de los objetivos de las fuerzas de seguridad que trabaja en esta zona con el objetivo de brindar las mínimas comodidades y aumentar la cantidad de personal que combate al EPP.

Los pobladores esperan más apoyo para los efectivos de la fuerza de seguridad, más armas y vehículos, y también esperan que el Gobierno destine suficientes recursos para lograr resultados en la lucha contra los criminales.

Dirigentes de la zona de Azotey llegaron el lunes hasta el presidente de la República para pedirle más seguridad y una estrategia para combatir al EPP. Oficialmente, desde el Gobierno informaron que Horacio Cartes les explicó lo que se está haciendo en toda la zona norte del país.

La reunión se manejó bajo absoluta discreción. A las 16.00 ingresaron dos camionetas, transportando a tres colonos de Paso Tuyá.

Los productores llegaron con una crítica al sistema policial y militar implementado en la zona, y con la solicitud de cambiar la estrategia de seguridad, de modo a tener mayores garantías.

La reunión entre el padre de Arlan, Álcido Fick, los dos colonos de Paso Tuya que le acompañaban y el presidente de la República se extendió por más de dos horas.

La semana pasada, el padre de Arlan dijo que había entregado la suma de 500 mil dólares al EPP dos días antes de la repartición de víveres por valor de 50 mil dólares entre los pobladores de Kurusu de Hierro y Arroyito. Esta fue la segunda ocasión en la que el padre del joven habló ante la prensa desde el secuestro registrado el 2 de abril.

«Nosotros somos personas trabajadoras, no le hacemos daño a nadie, devuelvan a mi hijo Arlan. Cumplimos con todos los pedidos sin tener prueba de vida, por favor libérenlo», dijo con mucho pesar en comunicación con Radio Monumental.

Estas declaraciones surgieron luego de que Alcides Oviedo Brítez, uno de los líderes del EPP, exigiera la liberación de los líderes del grupo armado a cambio de dejar en libertad a Arlan, quien fue secuestrado mientras se hallaba en su vivienda en Azotey.

El pedido de Oviedo surgió tras una carta entregada al criminal por parte de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos.

En una parte de la misiva expresaban que «el camino de la liberación del hambre, de la miseria y de la explotación no pueden estar signados por la negación de valores como la vida y la libertad. Y si ustedes (por Oviedo Brítez y Villalba) creen en estos valores, deben ordenar la liberación del joven Arlan Fick».

El Gobierno brasileño se ofreció a colaborar con el Estado paraguayo en la investigación de este secuestro poniendo la Policía Federal a disposición de Paraguay, según una publicación de la web brasileña O Globo.

La ayuda del Gobierno brasileño se ofreció por intermedio de Zulmar Pimentel, contacto de la Policía Federal con los organismos de seguridad de Paraguay, pero todavía no está claro si la oferta fue aceptada.

 

Fuente: Ultima Hora