El 2014, un año de grandes pérdidas para el arte nacional

El 2014 es un año marcado por la muerte de destacados artistas paraguayos, representantes del arte en todas sus manifestaciones.

Su vida se apagó pero su legado seguirá vigente por muchos años, como es el caso del maestro Cayo Sila Godoy, guitarrista, compositor y propulsor de la obra de Mangoré, que falleció el 2 de setiembre.

La crítica especializada elogiaba sus cualidades interpretativas, además de resaltar su labor como continuador y principal recopilador de la obra y legado de Agustín Barrios.

Otro gran músico que partió este año fue don Lorenzo Álvarez Florentín, conocido como el Violín romántico de Asunción. El autor de Adelante albirroja, adelante; Alma y violín; Silbido nocturno; Madrecita mía y Polca Burro; verdaderos himnos paraguayos, partió el 9 de julio, y fue enterrado en medio de una gran multitud, con todos los honores.

Una sorpresiva partida fue la de Osvaldo Nene Salerno, que falleció a los 51 años, luego de sufrir un accidente cerebrovascular el 14 de abril.

El talentoso bajista era un músico de reconocida trayectoria, que incursionó en casi todos los géneros, entre ellos el jazz, folclore y el rock. Integró, entre otros la Retroband, Asunción Jazz Quintet, Los Hobbies y los Best Sellers.

fecha de luto. Una fecha de luto para la música paraguaya es el 16 de setiembre, ya que dos grandes artistas y creadores como Luis Alberto del Paraná (hace 40 años) y el gran Emiliano R. Fernández (hace 65 años) partieron ese día. Este año, en ese mismo día, falleció el guitarrista, docente y arreglador Emiliano Aiub Riveros, con 50 años de trayectoria.

El ex integrante de Los Hobbies, Los Shakes, Los Bluecaps y Los Cumbreños, entre otros, fue despedido al son de Ternura Divina, la canción que él mismo compuso.

Al día siguiente, falleció a los 52 años, tras padecer un cáncer de la médula espinal, la cantante Marisol Ferreira Díaz. Ella (hija del actor Matías Ferreira Díaz), formó parte de Mujeres que Cantan la Guarania, Asunción Vocal Ensamble y la nueva formación de Los Jokers.

Casi un mes después, el 10 de octubre falleció el bandoneonista Catalino Argüello (73), tras sufrir un infarto en su domicilio de San Lorenzo.

PLÁSTICA. Otros grandes músicos también partieron en el año que se acaba, al igual que grandes representantes de otras manifestaciones artísticas, como las artes plásticas. Este es el caso de Enrique Careaga, quien murió el 9 de mayo, tras varios días de internación por una afección pulmonar. Fue cofundador del Museo de Arte Moderno de Asunción, creado en 1965, e integró el Grupo Los Novísimos.

LETRAS. Las letras también perdieron a un importante referente, con el fallecimiento, el 25 de marzo, de Rubén Bareiro Saguier, uno de los escritores más importantes del país. La causa: un paro cardiaco, a los 84 años.

Bareiro Saguier recibió numerosas distinciones a lo largo de su prolífica carrera, entre ellas el Premio Casa de las Américas por su libro de cuentos Ojo por diente, en 1971 y el Premio Nacional de Literatura en 2005, por La rosa azul.

El cantante popular Vicente Rodas, el poeta acahaiense Alfonso Romero Adorno, los gestores culturales Ernesto García, Sergio Araújo, Nicolás Argüello y otros, también partieron este año.

Fuente: Ultima Hora