En ataque de celos, ex reo mata a un hombre en el Bañado Tacumbú

En un ataque de celos al sentirse rechazado por su ex mujer, la madre de su hija y al ver que otro hombre la llevaba en una camioneta, sin que supiera que iban a la comisaría a denunciarle, un ex convicto siguió el vehículo, se interpuso con su motocicleta y sin mediar palabras acabó con la vida del sujeto que trasladaba a su ex pareja. El hecho ocurrió en el populoso barrio del Bañado Tacumbú, en la noche del martes, ante la mirada cómplice de un grupo de policías que estaban en una patrullera.

La víctima fatal fue identificada como Robert Antonio Amarilla, de 33 años, mientras que el supuesto autor es Arturo Varela Ramírez, de 31 años. Ambos trabajaban en el astillero Aguapé; la víctima era jefe del supuesto homicida.

La principal protagonista de esta historia es Blanca Pereira, quien era pareja del ex convicto, el supuesto autor del crimen, de quien tiene una hija. La víctima era amigo y vecino de la mujer.

Según relatos de testigos, la mujer había solicitado la ayuda de su vecino, ahora víctima fatal, para que la llevara hasta la Comisaría 2ª Metropolitana para radicar la denuncia sobre supuestas amenazas que recibió esa noche de su ex pareja, quien le pidió retomar la relación, pero al parecer la propuesta fue rechazada.

Robert Amarilla llegó hasta la casa de la mujer, en Ursicino Velazco casi Las Malvinas, para llevarla. Cuando ella subió al vehículo de su vecino, una Nissan Mistral azul, en ese momento llegó su ex pareja en una motocicleta y se interpuso al vehículo; sin mediar palabra alguna, se acercó hacia la ventanilla del conductor y comenzó a disparar contra la víctima. Todo fue capturado en imágenes por el circuito cerrado de la casa de la mujer.

Toda la acción fue captada también por un grupo de policías que estaban en una patrullera a metros del lugar, pero que no pudieron impedir que el ex convicto llevara a cabo el crimen.

Tarde reaccionaron cuando empezaron a disparar al supuesto homicida, quien abandonó su biciclo y se fugó a pie, ante la poca efectividad de los agentes que vieron todo lo ocurrido.

Arturo Varela se enfrentó a tiros con los policías y varios proyectiles quedaron incrustados por las paredes del negocio de la familia de la mujer protagonista del suceso.

El padre de la mujer, de nombre Amadeo Pereira, manifestó que nunca supieron que su hija matenía relaciones con el presunto homicida y que durante los nueve años que estuvo recluido en Tacumbú le frecuentaba.

Mientras tanto, los familiares de la víctima, en medio de la consternación, dijeron que el supuesto autor del crimen frecuentaba la casa y es conocido por ser también adicto a las drogas y su carácter violento.

Robert Amarilla dejó una familia, una esposa e hijos. En un principio, los comentarios decían que el homicidio fue de índole pasional, lo que los familiares de la víctima negaron abiertamente, ya que la mujer sí fue pareja de uno de sus hermanos.

Fuente: Ultima Hora