De mozo y albañil hacia una mejor opción laboral

De familias humildes y trabajadoras, dos jóvenes se abrieron paso con mucho sacrificio en busca de un mejor futuro.

Rodrigo Cardozo (24) es de Itá, cursa el 5° año de Medicina en la UNA y se decidió a ser doctor un año antes de terminar el colegio, cuando su madre enfermó y tuvo que internarse en el Hospital Nacional. Pese a ser una carrera cara, el decidió buscar sus sueños con ayuda de mamá, que es modista. “En casa somos tres: mi abuela, mi mamá y yo. Todos nos ayudamos para que pudiera seguir mis estudios, sobre todo mi madre, que hace de todo para solventar mis gastos. Yo trabajo de mozo incluso para seguir adelante”, dijo.

Por su parte, Gabriel Riveros (23), cursa el 4° año de Kinesiología y Fisioterapia en la UNA. Él dijo que desde temprano se decidió a estudiar una carreta del área salud. Alentado por sus padres, comenzó a ahorrar para el cursillo. “Trabajé con mi papá en albañilería y así fue juntando mi platita. Una vez que ingresé, ya me costó seguir en las construcciones, pero conseguí un contrato en la ANDE para repartir las boletas los fines de semana y feriados”, comentó el joven.FUENTE: DIARIO ABC COLOR