martes, julio 16, 2024

Norte argentino y Paraguay, zona de prueba de reactor

Compartir

La energía atómica extendida en los países desarrollados como la solución más efectiva y barata para generar energía eléctrica, tiene un historial de accidentes complicados con riesgo para la vida.

 

Viendo los peores accidentes nucleares registrados desde 1952, sumado el reciente desastre de Fukushima, despierta recelos respecto a la seguridad de los reactores atómicos.

La Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA por sus siglas en inglés), define como un accidente nuclear y radioactivo, a un evento que conlleva consecuencias significativas para las instalaciones, el ambiente y la población.

Para clasificar los accidentes e incidentes, en 1990 se creó la escala INES con siete niveles, donde cada peldaño es 10 veces más severo que el anterior.

El nivel 0 se refiere a sucesos sin consecuencias para la seguridad, los niveles 1 a 3 corresponden a incidentes, y los niveles 4 a 7 a accidentes severos, donde el caso de Fukushima, de acuerdo a varias fuentes, continúa escalando puestos.

A continuación se enumeran algunos de los principales accidentes ocurridos en plantas nucleares desde 1952.

-Corazón del demonio: El 21 de agosto de 1945 en Nuevo México EE.UU., se produjo el primer accidente nuclear cuando cayó un pequeño ladrillo de carburo de tungsteno dentro del núcleo de plutonio de una bomba en fase de desarrollo. El evento radioactivo que acompañó a la reacción crítica, fue la emisión de un intenso resplandor azul ionizante, el físico estadounidense Harry Daghlian fue irradiado y murió 25 días más tarde.

El 12 de diciembre de 1952 en la planta de Chalk River en Ottawa (Canadá), tuvo lugar el primer accidente nuclear serio al fundirse parcialmente el núcleo del reactor.

Un fallo en los sistemas de apagado y varios errores de los operadores, provocaron una reacción en cadena que aumentó la producción de energía del reactor a más del doble del nivel normal.

Se liberaron los productos de fisión de unos 30 kg de uranio a través de la pila del reactor, y agua ligera (usada como refrigerante) irradiada se derramó a través del circuito de refrigeración dañando el edificio del reactor, y unos 4.000 m³ de esta agua se bombearon a una zona de desecho para evitar la contaminación del río Ottawa. Luego en mayo de 1958, un incendio en la planta produjo una nueva fuga radiactiva.

Larga historia

En 1957 en Kyshtym (Unión Soviética), falló un sistema enfriador provocando una explosión no nuclear de desechos secos alcanzando un nivel 6. Unas 10.000 personas fueron evacuadas al cabo de reportes de que a los habitantes cercanos se les empezó a caer la piel. Se estima que la radiación provocó la muerte directa de 200 personas por cáncer.

7 de octubre de 1957: un incendio en uno de los dos reactores de la planta nuclear de Windscale-Sellafield en Liverpool (Reino Unido), produjo una fuga radiactiva de nivel 5 que contaminó un área de 518 km cuadrados donde debieron ser destruidos ganados y cultivos. Se reportaron alrededor de 200 casos de cáncer, la mitad de ellos fatales, que se relacionaron a dicho accidente.

30 de septiembre de 1957: una explosión en la central secreta de Chelliabinsk-40, conocida como Mayak en los Montes Urales (URSS), causó al menos 200 muertos y contaminó 90 km cuadrados con estroncio. Un total de 10.000 personas fueron evacuadas y decenas de miles quedaron expuestas a la radiación.

En 1958 en los Montes Urales (antigua URSS), tras una explosión de desechos radiactivos en una fábrica de armas nucleares cerca de la ciudad de Kyshtym, las autoridades debieron evacuar a más 10.000 personas del área contaminada sin reportarse víctimas.

El 3 de enero de 1961, tres técnicos de la Armada estadounidense mueren en la planta de Idaho Falls en un accidente con un reactor experimental. Fue el primer accidente nuclear de este tipo en EE.UU.

En 1977 la central nuclear A1 de Jaslovske Bohunice Checoslovaquia, sufrió un accidente de nivel 4 de la escala INES durante la carga de combustible, que produjo amplios daños y la emisión de radioactividad en el área de la central. Como resultado la planta fue apagada y está siendo desmantelada.

En 1979 en Three Mile Island en Harrisburg Pennsylvania (EE.UU.), el mal funcionamiento de equipo debido a problemas de diseño del reactor, sumado a errores humanos, causó el peor accidente nuclear de Nivel 5 de los EE.UU., que condujo al derretimiento parcial del centro del reactor, contaminó la planta, y formó una nube radiactiva de unos 30 km cuadrados donde fueron evacuadas unas 140.000 personas.

Debido a la pérdida de refrigerante, casi dos millones de personas sufrieron exposiciones, y si bien no hubo víctimas inmediatas, estudios radiológicos predicen algún caso de cáncer a largo plazo.

La limpieza de la central duró más de 14 años, y solo en el periodo de 1985 a 1995 se extrajeron casi 100 tn de combustible nuclear del lugar. El agua (contaminada) usada como refrigerante que entró en el edificio de contención, se filtró entre el hormigón del edificio dejando un residuo radiactivo imposible de eliminar.

Más casos

El 7 de agosto de 1979 un millar de personas resultaron contaminadas por la radiación emitida por una central secreta cerca de Irwin (Tennessee, EE.UU.).

El 8 de marzo de 1981, 4 fugas de agua radiactiva consecutivas procedente de la planta de Tsuruga (Japón) que no fue dada a conocer hasta 6 semanas después, quedaron expuestas unas 300 personas. El desastre de nivel 3 tomó 14 horas en contenerse.

El 26 de abril de 1986 la explosión de un reactor en Chernobyl (Ucrania), causó el mayor accidente nuclear de la historia, y fueron arrojadas a la atmósfera unas 200 tn de material fisible con una radiactividad equivalente entre 100 y 500 bombas atómicas como la lanzada sobre Hiroshima.

Según expertos ucranianos, Chernobyl se cobró la vida de más de 100.000 personas en Ucrania, Rusia y Bielorrusia, cifra que organizaciones ecologistas como Greenpeace elevan hasta 200.000
El 13 de septiembre de 1987, un accidente radiactivo provocado por la contaminación de una cápsula de cesio-137 en la ciudad brasileña de Goiania causó 4 muertos y 240 heridos.

El 6 de abril de 1993 la explosión de un contenedor lleno de una disolución de uranio en la planta secreta de Tomsk-7 (Siberia, Rusia) ubicada a 20 km de la ciudad de Tomsk (500.000 habitantes), dedicada al reprocesamiento de combustible nuclear, liberó una nube de gas radioactivo que contaminó unos 1.000 km cuadrados. Se ignora la magnitud del daño.

El 11 de marzo de 1997 un incendio en la sala de envasado de la planta de resiclaje nuclear de Tokaimura (Japón), ocasionó una explosión con una fuga radiactiva que afectó a 37 trabajadores.

El accidente de Nivel 5 provocó una descontrolada reacción nuclear en cadena en una planta de procesamiento de uranio.

Las autoridades ordenaron a más de 300.000 residentes que permanezcan encerrados y la planta permaneció cerrada hasta noviembre de 2000.

Dos años más tarde (1999), un lote de uranio alto en radioactividad fue puesto en operación por error en un tanque de precipitación. El accidente provocó la muerte de 2 trabajadores y la hospitalización de 100 personas entre residentes y empleados por la exposición.

El 30 de septiembre de 1999, una fuga de uranio en una central de combustible nuclear de la empresa JCO en Tokaimura (Japón), causó la muerte de dos operarios y otras 438 personas resultaron afectadas por las radiaciones.

El 9 de agosto de 2004, cinco trabajadores mueren a consecuencia de un escape de vapor en la sala de turbinas de uno de los reactores de la planta nuclear de Mihama (Japón). Uno de tres reactores nucleares.

 

Fuente: ABC Color

 

Otras Noticias

Actualidad