El nuevo gobierno chino suspendió el régimen de trabajos forzados y anunció reformas

Beijing.- El flamante primer ministro chino, Li Keqiang, anunció que las autoridades del país trabajan en un plan para reformar el sistema de «reeducación» en campos de trabajos forzados y aseguró que el mismo podría ser dado a conocer antes de fin de año.

«Las autoridades trabajan intensamente en el plan para reformar el sistema de reeducación a través del trabajo. El plan podría ser revelado antes de finales de año», afirmó Li, según informó la agencia estatal china de noticias Xinhua.

El nombre del sistema, fuertemente cuestionado por violar los derechos humanos de los detenidos, es de reeducación a través del trabajo (RTL) y los campos se conocen como «laojiao».

Se estima que existen actualmente más de 300 campos en todo el país, en los que se encuentran recluidos varios cientos de miles de personas, entre los que entre el cinco y el diez por ciento son prisioneros políticos, según cifras no oficiales.

Li aclaró también que durante el periodo de preparación del plan estará prohibido recluir a gente en estos campos, puestos en marcha en 1957. Informa la agencia Prensa Latina.

Los «laojiao» se distinguen de los «laogai», los campos de trabajo forzado cerrados formalmente en 1997, pero existen aún delitos que pueden ser castigados en ellos.

Hukou

El premier también anunció una eventual modificación del sistema de permisos de residencia conocido como «hukou», para favorecer el traslado de millones de campesinos a la ciudad.

El «hukou» es el permiso de residencia que divide a los 1.300 millones de ciudadanos entre quien vive en el campo y quien en la ciudad, categorías que comportan distintos derechos y deberes.

Li no anunció su abolición, pero destacó la importancia de «desarrollar no sólo las grandes ciudades» como Beijing y  Shanghai, sino también las ciudades de «dimensiones medias», dando a entender que alguna novedad puede esperarse sobre ese tema.