Corte apoya reinserción de adolescentes privados de su libertad

Un convenio firmado este viernes entre representantes de la Corte Suprema de Justicia y la Asociación Casa Virgen de Caacupé de la ciudad de Itauguá apunta a la reinserción social, laboral y familiar de adolescentes privados de su libertad.
Residentes de la Casa de Menores Virgen de Caacupé serán beneficiados a través de un convenio con la Corte.


En representación de la máxima instancia judicial, el ministro Luis María Benítez Riera indicó que con este convenio, la Corte Suprema de Justicia «se compromete a la reinserción social laboral y familiar de los jóvenes, así como de colaborar en la educación de los mismos, en cumplimiento del Artículo N° 19 de la Constitución Nacional”.

En un mensaje dirigido a los jóvenes, la autoridad judicial pidió que valoren el valioso aporte que les está  brindando la Casa Virgen de Caacupé: “El apoyo que les da esta casa a ustedes es muy valioso, tanto en lo personal como para la sociedad misma. Cuando cumplan con el proceso ya estarán preparados para afrontar la vida cotidiana. No desaprovechen la oportunidad que se les está brindando”.

Durante el acto, Pedro Samaniego, director de la Casa Virgen de Caacupé manifestó que gracias al trabajo, se lleva adelante todas las mejoras dentro del Centro de Formación y Capacitación, donde cumplen con el importante compromiso de que los jóvenes sean preparados para la reinserción social.

Asimismo, Raúl Aguilera, representante de la Fundación Virgen de Caacupé agradeció al Poder Judicial por la posibilidad de crecimiento que está brindando con este convenio. “Gracias a este convenio seguimos abriendo puertas para brindar ayuda, es nuestro principal deseo que este trabajo pueda seguir creciendo por que existe realmente la necesidad de brindar ayuda”, indicó.

La Casa Virgen de Caacupé es una residencia que alberga a menores infractores que, una vez finalizada su condena judicial o a partir de un régimen de libertad asistida, aceptan voluntariamente una experiencia comunitaria y se insertan en el programa, por el que han pasado ya cientos de muchachos.

La Casa de Menores Virgen de Caacupé fue creada en 1999, con el apoyo de un grupo de voluntarios, la ONG Cesal, la Agencia de Cooperación Española y la embajada alemana. Tras la puesta en marcha de la de la misma, se constituyó la Asociación Casa Virgen de Caacupé, compuesta por las personas que habían colaborado hasta entonces en el proyecto. De esta manera y en contacto continuo con CESAL, se vio que los jóvenes necesitaban una propuesta educativa integral que incluyera formación laboral y les posibilitara una inclusión en el mercado de trabajo para poder afianzar su reinserción social y romper el círculo de violencia.

Fuente: IP Paraguay