Depredan bosque en área de reserva

Los intervinientes fueron guiados por los nativos de la zona. El cacique Reginaldo Orvina reclama acciones concretas para frenar el accionar de los traficantes de madera.

El procedimiento fue realizado en la zona denominada Repsur, que la comunidad indígena Karanda reivindica como sus tierras ancestrales y donde los traficantes asierran la madera impunemente. El procedimiento fue encabezado por la fiscala de medio ambiente del departamento de Caazapá, Karina Escurra.

En el lugar fueron encontrados unos 115 tirantes para construcciones, 20 vigas y 10 cortes de marcos de diferentes medidas de la especie yvyra pytâ. Según los datos, fueron talados cerca de 40 árboles para la producción de la madera que se vende en el mercado negro.

Según los datos, más de 15 personas ingresan en el monte para la tala de madera y después, con la ayuda de tractores, transportan la madera aserrada para cargarla en camiones y llevarla hasta la ciudad de San Juan Nepomuceno. En el monte fue ubicado un campamento precario donde los depredadores pernoctan.

Igualmente, se ubicó otro lugar que, al juzgar por el fuego, los depredadores recién abandonaron horas antes de la llegada de la comitiva.

El cacique Reginaldo Orvina señaló que la depredación en las tierras de los nativos es constante y en reiteradas ocasiones ya denunciaron el hecho. Las autoridades vienen a mirar y al día siguiente ya entran los delincuentes a llevar todas las evidencias, afirma.

En otro momento el nativo dijo que a veces identifican a los depredadores, pero estos muchas veces no utilizan sus verdaderos nombres para traficar, y además el nativo señaló que constantemente son amedrentados y que hasta ya fueron víctimas de disparos de parte de los madereros.

Por su parte, la fiscal Escurra dijo que el perjuicio contra la reserva natural es grande y que se necesita de todos los estamentos para combatir el mal. La agente fiscal señaló que el camino para llegar al bosque es intransitable y que va a ver la forma de transportar la evidencia hasta un lugar seguro.

La fiscal señaló que no se pudo identificar a los depredadores porque evidentemente estos tienen «campanas» en la cercanía, y aseguró que va a establecer estrategia para luchar contra estos depredadores.

Según los datos, los traficantes estarían utilizando una ruta que pasa cerca de la Estancia «Toro Blanco» para poder llegar hasta el monte de los nativos, y el transporte de la madera se estaría realizando inclusive cruzando por la propiedad del mencionado establecimiento ganadero que se encuentra en la zona de influencia del Parque Nacional San Rafael.

 

Fuente: IP Paraguay