jueves, junio 13, 2024

El guma no pudo

Compartir

Libertad cayó 2-1 ante Lanús en el partido de ida de las semifinales de la Copa Sudamericana disputado en el Dr. Nicolás Leoz. El gumarelo no pudo repetir actuaciones anteriores e irá a Buenos Aires buscando dar vuelta el resultado para llegar a la final.

El gumarelo comenzó con todo, presionando a su rival y jugando bien cuando tenía la pelota, antes de los dos minutos ya tuvo la posibilidad de anotar pero Recalde no pudo.

El juego fue abierto desde el inicio, con ambos equipos demostrando que la prioridad era atacar. Libertad era el que estaba más cerca del arco de Marchesin.

Una desatención de la defensa de Lanús hizo que la pelota llegue hasta Fredy Bareiro que remató al arco, un defensor argentino sacó la pelota al córner. La defensa de Lanús no pudo despejar bien luego del tiro de esquina y Pedro Benítez cabeceó solo pero su remate fue hasta las manos del golero granate.

Dos minutos después, fue el lateral Carlos Araújo que sacó la pelota cuando su arquero ya estaba vencido ante otro cabezazo de Pedro Benítez. Las pelotas aéreas le traía muchos problemas a la defensa de Lanús que no podía con Benítez.

A los 26 minutos avisó Lanús en una combinación entre Lautaro Acosta y Lucas Melano, este último punteo el balón ante la salida de Rodrigo Múñoz y el balón se fue muy cerca del palo izquierdo gumarelo.

Después de esa jugada, Lanús tuvo un par de situaciones peligrosas cerca del arco de Libertad, pero no trajo muchas consecuencias el breve dominio del equipo argentino.

Osmar Molinas tuvo dos jugadas en los que pudo llegar a marcar la diferencia a favor del gumarelo. La primera fue a los 41 minutos cuando hizo una buena pared con Jorge Recalde. El volante ingreso al área, remató a la salida del arquero y la pelota se perdió cerca del palo izquierdo de Marchesin. Fredy Bareiro no pudo llegar a cerrar para poder anotar.

El gumarelo comenzó de vuelta presionando el segundo tiempo. Tuvo un par de jugadas para poder anotar el gol pero falto precisión. Lautaro Acosta se convertía en el más peligroso de su equipo por la zona izquierda del ataque de Lanús.

Un desborde de Acosta por izquierda dejó el balón a disposición de Santiago Silva que no perdonó. El delantero sacó un gran remate de zurda que venció a Rodrigo Múñoz.

Ese gol dejó mal parado al equipo de Pedro Sarabia y Lanús estaba de buena forma tratando de llegar al segundo gol. El mejor del cuadro argentino era Lautaro Acosta, un problema difícil de solucionar para Jorge Moreira.

Y fue una jugada de Acosta el que generó el penal favorable a Lanús. A los 62 minutos, el delantero escapó de nuevo por izquierda y Gustavo Gómez se tiró de mala forma y el árbitro cobró la pena máxima. Paolo Goltz fue el encargado de anotar el segundo para Lanús. Hasta ahí, una buena ventaja para los argentinos.

Tres minutos después, Jorge Ortiz le dio un patadón a Osmar Molinas, estando el mediocampista gumarelo en el suelo. Ubriaco no dudó y dejó a los argentinos con diez hombres a falta de 25 minutos parta el final.

Pedro Sarabia se jugó y envío a la cancha a Brian Montenegro y Rodolfo Gamarra. El gumarelo empezó a buscar con centros llegar al descuento lo más rápido posible para intentar después el empate.

Los centros caían con más asiduidad hasta el área de Lanús y el gol no llegaba hasta que, a los 80 minutos, llegó el centro desde la derecha y Gustavo Gómez venció la resistencia de Agustín Marchesin para encender de vuelta al público liberteño que soñaba con el empate.

Cuando Libertad más estaba en ataque buscando el gol del empate se vino la expulsión de Manuel Maciel. Fue tras un tiro libre de Rodolfo Gamarra que llegó hasta Fredy Bareiro. Este cayó en el área y todos protestaron al árbitro para que cobre el penal. El uruguayo expulsó a Maciel por exceso verbal con roja directa.

El partido terminó con la ventaja de Lanús. Libertad tendrá que ir a ganar por dos goles en el juego de vuelta que se disputará el próximo jueves 28 de noviembre en el estadio del cuadro argentino.

 

Fuente: ABC Color

Otras Noticias

Actualidad