El verano se acerca, pero habilitación recreativa del lago aún está por verse

En el preludio de la temporada de verano, todavía quedan dudas sobre la calidad del agua del lago Ypacaraí.

Si bien las principales playas del espejo de agua están libres de las famosas cianobacterias o algas tóxicas, resta conocer todavía algunos resultados laboratoriales para que efectivamente se habilite –o no– para el uso recreativo.

Hoy, precisamente, una comitiva de la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) y del Centro Multidisciplinario de Investigación Tecnológica (Cemit) tomará nuevas muestras del espejo de agua para dar un último diagnóstico del lago.

Paola Rodolfi, coordinadora del Plan de Recuperación del lago Ypacaraí, comenta que este fin de semana tendrían preparado un reporte en base a los parámetros para determinar la calidad del agua del célebre estanque natural.

Consideraron las variables más importantes que pueden significar un riesgo para la salud como la turbidez, coliformes totales y fecales, PH, color, cianobacterias y toxinas. “Lo que tenemos hasta ahora es que las aguas del lago, en la mayoría de los parámetros, están dentro del rango permitido para la bañabilidad; solo que todavía no tenemos el análisis completo, por lo que aún no podemos decir nada”, refiere.

Coliformes. Lo que resta por saber es el nivel de coliformes en el espejo de agua; dato que será suministrado por el Cemit antes de este fin de semana, según la ejecutiva de la Secretaría del Ambiente (Seam).

“De momento, el lago no presenta cianobacterias, por lo tanto está libre de toxinas; la turbidez está un poco elevada, pero no representan riesgos para la salud. Lo que faltaría son los coliformes totales y fecales”, completa.

El ingeniero Luis Leguizamón, director de Digesa, asegura –a su vez– que desde el punto de vista de salud pública “no hay riesgos para bañarse” en las aguas del lago.

Para el directivo, la presencia de coliformes en el extenso lago es muy variable y está sujeto a las condiciones climáticas. “Cuando llueve, el raudal en las calles del centro de Areguá, por ejemplo, va directamente al lago. Entonces si voy a tomar un análisis uno o dos días después de una lluvia pueden haber índices de coliformes fecales un poco altos; pero con el tiempo eso se va diluyendo naturalmente”, explica Leguizamón.

Mientras, sigue pendiente la habilitación de las playas del lago para los bañistas.

“Si es que esos últimos resultados de coliformes están dentro de los rangos entonces se va a permitir el baño en el lago Ypacaraí”, insiste Rodolfi quien se muestra optimista frente al estado actual del lago. “Por los parámetros que tenemos hay buenas expectativas y por las lluvias que van a ayudar también”, concluye.

Fuente: Ultima Hora